MITOS MEDICOS

Esta es una pequeña selección de 12 clásicos mitos en Medicina
(y muchos más en... "Las Casas del Sufrimiento")



  1. La saliva es un buen desinfectante...

    Pequeño remedio cuya base fundamental está en la imitación animal.
    En realidad la saliva tiene una sustancia denominada lisozima, con un poder bactericida muy bajo capaz de destruir gérmenes relativamente inofensivos. Lo más probable es que la aplicación de saliva a las heridas favorezca el transporte de gérmenes más agresivos que aumenten el riesgo de infección de las mismas.

  2. La inyección es el tratamiento más rápido...

    Probablemente tiene su origen en "lo que pica, cura" y "cuando más duele, más fuerte es la medicación".
    En realidad cada medicación tiene su vía de administración definida por sus características farmacológicas. Igual de absurdo sería decir, basándose en que la vía sublingual es una de las más rápidas, que los supositorios hay que ponerlos bajo la lengua.

  3. Para la gripe y los resfriados, lo mejor el antibiótico...

    Mito maligno donde los haya: sólo favorece al gasto farmacéutico y a las complicaciones posteriores.
    Tanto la gripe como el resfriado común están producidos por virus, sobre los cuales los antibióticos no tienen utilidad alguna; el antibiótico, eso sí, puede matar la flora natural del cuerpo favoreciendo una sobreinfección por hongos o bacterias resistentes a dichos antibióticos.
    La toma de antibióticos sólo estaría indicada en ancianos, diabéticos, bronquíticos crónicos o asmáticos como medida preventiva de complicaciones mayores; en los demás, tratamiento sintomático y a correr.

  4. Cortar el pelo hace que salga con más fuerza...

    Basándose quizá en la poda de las plantas con el fin de controlar su desarrollo.
    El pelo es una fánera, material "muerto" similar a las uñas excepto en su raíz, donde está el folículo piloso, lugar que marca el crecimiento del pelo. La acción sobre el tallo del pelo no afecta para nada a su crecimiento y desarrollo, sí a una mejor higiene o aspecto del cabello.

  5. La lactancia es un buen anticonceptivo...

    Gran mito repudiado por aquellas parejas a las que les falló.
    Tiene cierta base real pues durante la lactancia la hipófisis produce una hormona denominada prolactina, favorecedora de la lactación y que deprime además la función ovárica, por lo que es habitual la ausencia de reglas mientras la mujer le da el pecho al bebé; pero como la ovulación depende de muy diversos estímulos (hormonales, psicológicos, etc), es muy difícil saber cuándo va aproducirse en realidad.
    Un consejo: no se fíen...

  6. Las enfermedades sexuales se pueden coger en el water...

    Todas las enfermedades de transmisión sexual precisan de un contacto íntimo. Coger una infección de este tipo en el water es una escusa tan vieja como el hombre.
    Y si cuela, cuela.

  7. Los baños de agua fría cortan la regla...

    Moisés dijo a las mujeres que se bañaran a partir del séptimo día de la menstruación, y todavía se piensa que es precepto divino o higiénico.
    El agua del baño no penetra por la vagina y se introduce en el útero como muchas se piensan, y aunque el frío produce una vasoconstricción, por muy fría que esté el agua nunca va a actuar sobre los vasos de la mucosa uterina.
    Durente la regla, lo mejor lavarse bien (y tomar helados si gustan).

  8. Coger frío produce infección de orina...

    Otra versión del anterior.
    El frío puede aumentar la frecuencia de las micciones por estimulación del sistema nervioso simpático, pero de aquí a desarrollar una infección... hay un paso de gigante.

  9. Las corrientes de aire producen los resfriados...

    El cambio brusco de temperatura puede ocasionar la llamada rinitis vasomotora, que supone la exacerbación de un fenómeno fisiológico en el que se produce la dilatación de los pequeños vasos que irrigan la mucosa nasal.
    El resfriado común es una infección viral, especialmente por rinovirus, de las vías respiratorias altas, y sin infección... no hay resfriado.

  10. Para la hepatitis: dieta y reposo...

    La hepatitis supone una inflamación del hígado y sus causas pueden ser múltiples (bacterianas, víricas, parasitarias, tóxicas, autoinmunes...), por lo que su evolución clínica y pronóstico pueden ser muy variables.
    Las dietas espartanas para la hepatitis hoy en día no tienen sentido si se exceptúa la abstinencia del alcohol; el paciente puede comer la cantidad que quiera de lo que le apetezca. En cuanto al reposo, nunca se ha comprobado que mejore la evolución, por lo que no existe ningún impedimento para que el paciente lleve una vida normal, aunque eso sí, sin excesos.

  11. La lepra es muy contagiosa...

    La lepra es una de las infecciones bacterianas más deformantes que se conocen, y ésto es básicamente lo que asusta a la gente. El bacilo productor de la lepra (el mycobacterium leprae) es el único que no cumple con los llamados "postulados de Koch", pues no ha podido cultivarse in vitro, sí que se ha logrado in vivo, pero sólo en las almohadillas de la pata del armadillo. Para contagiar la lepra es necesario un contacto directo y prolongado con el enfermo, y unas condiciones de hacinamiento, malnutrición y falta de higiene extremas (por eso sólo persiste de forma incontrolada en países subdesarrollados del tercer mundo).

  12. Si te atragantas: un golpe en la espalda y miga de pan...

    Es frecuente la acción urgente y caricativa de la gente de baldear a golpes la espalda de una persona que se ha atragantado, obligándole a deglutir en muchos casos miga de pan o intentándo sacar la causa de la obstrucción respiratoria introduciendo los dedos en la garganta. Todo este tipo de maniobras es contraproducente.
    En el adulto hay que practicar la llamada "maniobra de Heimlich" (colocarse detrás de la persona, poner el puño de una mano encima del ombligo y la otra mano sobre el puño anterior, ejercer luego una presión brusca en el abdomen en dirección hacia el tórax).
    Lo peor de este mito es que se hace sufrir a un pobre desgraciado que ya sufre lo suyo...