LEYENDAS URBANAS MEDICAS

Las Leyendas Urbanas son especiales, ya que se integran en el folklore más modernista que nos rodea. Son, en resumen, un conjunto de tradiciones y creencias populares con sabor a viejo que se han adaptado a la época actual integrándose completamente entre nosotros, en forma de chistes o relatos rápidos de autobús. Constituyen una verdadera rumorología, por lo que en ocasiones pasan a nuestro alrededor como "sucesos verdaderos" que suelen acompañarse de un "me han dicho..." o un "me han contado...", que termina habitualmente con la coletilla de "un amigo de mi amiga...", "de uno que se entera de todo..." o de "lo dijo un conocido de uno a quien se lo había contado un familiar que era amigo del que lo vió...".

En fin...
Para todos vosotros... Una pequeña colección de Leyendas Urbanas Médicas...

(De esas que me contó el que conocía al amigo del familiar que conocía al vecino del sujeto al que le sucedió todo esto...)



Toxicidades variadas
Calcomanías para viajar
La mutación gripal
El riñón robado
El pecho explosivo
Un nacimiento monstruoso
Manipulando cadáveres en la facultad
El sexo vengador
Acoplados en Urgencias
El politraumatizado
La fractura peneana
La locura anda suelta
Soy un niño terminal
El papá de Mickey en el congelador
Aracnoforúnculos y prúritos artropódicos
La fellatio comicial
Coleccionismo y ayuda sanitaria
Morenita o asadita
Mucho ojillo con la lentilla
Exploración ginecológica con sorpresa


  1. TOXICIDADES VARIADAS
    Existen muchas leyendas sobre la toxicidad de diversos alimentos o bebidas; toxicidad que, en este tipo de leyendas, siempre son provocadas, con manipulación intencionada de los alimentos y que ejercían efectos más o menos dañinos para la salud.
    Clásicas son aquellas que hacen referencia a la existencia de bromuro en los sopicaldos que se servían en los comedores de los colegios o en los ranchos de los cuarteles militares, con el fin de mitigar los impulsos del bajo vientre. También tuvo cierta fama "algún" componente secreto en la fórmula de la Coca-Cola (fórmula secreta que se guarda bajo llave) capaz de provocar una insana adicción a la misma y que se manifestaba por los curiosos efectos que surgían al tomarla junto con aspirinas. Otros comentarios urbanos que han pasado como ciertos han sido la toxicidad de los alimentos cocinados con sartenes con teflon como material antiadherente, chicles y golosinas de última generación que al llevar un granulado que crepitaba en contacto con la saliva haría explotar a los niños si abusaban de ellos o si los tomaban con Pepsi, o la inmensa lista de aditivos cancerígenos o dañinos de una u otra forma que se utilizan en la preparación y conservación de los alimentos más habituales.
    La modernidad y el tiempo han derivado este tipo de leyendas a situaciones más difíciles de evidenciar como serían los efectos de misteriosas sustancias que penetrarían en el organismo humano mediante las agujas de acupuntura, lo que provocaría una necesidad impulsiva de someterse a tratamientos médicos mediante esta técnica.
    Sorprendentemente este tipo de leyendas no tiende a desaparecer sino que se dispara en forma de bulos con bases más o menos realistas, y la causa habría que buscarla en el uso y abuso de los aditivos en los alimentos, en la manipulación hormonal de los animales destinados al consumo, y los tratamiento de los piensos utilizados en la nutrición animal...

  2. CALCOMANIAS PARA VIAJAR
    Se produce una extraña epidemia que afecta a niños en edad escolar. Presentan cambios de carácter, alucinaciones, risa incontrolable, acompañado en ocasiones de variaciones de la temperatura corporal y vómitos severos.
    ¿La causa?: unas calcomanías llamadas "Estrella Azul", "Pirámide Roja" o "Ventana de Cristal", o unos simples tatuajes de poner y quitar con la imagen de Mickey Mouse, Superman, Bart Simpson, payasos, mariposas u otros dibujos infantiles.
    ¿Por qué?: estas calcomanías están impregnadas de LSD, droga de absorción cutánea que afecta al niño con sólo manipularlas fuera de su sobre de celofán.
    ¿De dónde salen?: son repartidas por indivíduos anónimos en las puertas de los colegios.
    ¿Quién nos advierte de ello?: el jefe de la Unidad de pediatría Social del Instituto Nacional de la Salud, el jefe de la Comandancia de la Guardia Civil más cercana, de la Policía Municipal, de la Policía Nacional o algún personaje similar.
    ¿Cómo nos advierten?: mediante unas tristes y pobres fotocopias medio borrosas con el membrete del remitente y en la mayoría de los casos con una firme ilegible al final.
    ¿Donde están los niños enfermos?: en ningún sitio.
    ¿Donde están las pruebas?: en ningún sitio.
    ¿Y entonces... qué es esto?: Otra leyenda urbana, un folklore de fotocopia (lo que se denomina "xeroxlore") con frases conminando a pasar la información a todos los que tengan niños pequeños.
    ¿Su objetivo?: generar psicosis en la sociedad llenando de angustia a padres e hijos. Invita a los padres a incrementar el cuidado de los hijos y advierte a los niños sobre que no hay que aceptar nada de desconocidos.

  3. LA MUTACION GRIPAL
    El virus de la gripe no sufre mutaciones espontáneas; las mutaciones las producirían todos los años los propios laboratorios farmacéuticos con el fin de poder fabricar nuevas vacunas y continuar con el negocio de la enfermedad humana. Estos laboratorios recibirían el apoyo de la clase médica, existiendo una especie de pacto de silencio entre los profesionales médicos.
    Ciertamente este tipo de leyenda rondará durante muchos años, más o menos maquillada, con múltiples patologías, pues es difícil intentar mantener el concepto de que los laboratorios están por la salud y no por el comercio, o que el término "etiología desconocida" sigue existiendo cuando todos sabemos que "la ciencia progresa una barbaridad"...

  4. EL RIÑON ROBADO
    Un chico viaja a un país industrializado (por cierto, la ciudad de Nueva York se lleva la palma en estas leyendas) y durante el trayecto al hotel, en el mismo hotel o en sus cercanías, conoce a una joven con la que entabla una agradable conversación. La joven le invita a una fiesta o a su apartamento y... Normalmente el chico se despierta aturdido en la cama o en una bañera llena de hielo; cuando se mira en el espejo descubre una reciente cicatriz quirúrgica en el abdomen o en la espalda... No existe la mínima duda sobre lo que ha sucedido: le han extirpado un riñón que pasará al mercado negro de órganos humanos, donde un personaje pudiente lo comprará para transplantárselo...
    El origen más remoto de este tipo de leyenda pudiera estar en aquellos viejos relatos sobre hombres y mujeres nobles que secuestraban niños y niñas para extraerles la sangre y procurarse la eterna juventud o para utilizarla con fines diabólicos (el barón Gilles de Rais en el siglo XV o Elisabeth Bathory en el siglo XVI...). La leyenda tuvo un fuerte estímulo cuando durante los años 1986-1987 surgieron alertas gubernamentales en países del Tercer Mundo sobre el contrabando criminal de niños para la obtención de órganos para transplantes, cuando surgieron libros como "Coma" de un médico escritor de obras ficticias como Michael Crichton, o cuando diversos documentales televisivos demostraron la realidad de un mercado negro de órganos humanos...

  5. EL PECHO EXPLOSIVO
    Una mujer viaja en avión (habitualmente azafata de determinada compañía aérea o alguna "famosa" - los rumores hablan de Brigitte Nielsen o Ana García Obregón -) y durante el vuelo una de sus prótesis pectorales implantadas por cirugía estalla o se desinfla ante el asombro de sus compañeros de viaje.
    Es curioso que esta leyenda siempre afecte a personas sometidas a cirugía estética voluntaria y nunca a cirugía plástica reparadora de una amputación mamaria, lo que hace suponer cierta mofa dirigida a personas que quieren ser "mejores" de lo que son en realidad.
    Su origen se podría rastrear en la espléndida obra cinematográfica de Charles Chaplin "Un rey en Nueva York" (1957) donde un ataque de risa provoca que se suelten las suturas de una perfecta cirugía estética facial, o en unos sujetadores hinchables que se pusieron de moda en América allá por 1967 y donde, según la leyenda, se deshinchaban por sorpresa o, de forma más interesante, se hinchaban y aumentaban de tamaño hasta lo indecible...

  6. UN NACIMIENTO MONSTRUOSO
    Una mujer a término de su embarazo acude al hospital. El parto resulta duro y laborioso. Cuando está dando a luz, el médico y las enfermeras advierten algo raro en el bebé y cuando sale al exterior dan un grito de sorpresa y terror a la vez que el médico da un paso hacia atrás y alguna enfermera sale corriendo del paritorio. El "bebé" cae el suelo y los testigos pueden entrever una forma oscura, peluda, de ojos rojos y brillantes que, tras gemir lastimeramente, despliega unas alas membranosas y alza el vuelo escapándose por la ventana...
    Esta leyenda nos reproduce los terrores ocultos a tener una descendencia afectada por graves malformaciones o enfermedades genéticas insospechadas durante el embarazo. Su origen se encuentra posiblemente en la Edad Media donde el engendramiento de monstruos tuvo un éxito creciente hasta llegar a su punto álgido en los siglos XVI y XVII. En esa época destacó el engendramiento en los embarazos gemelares de un monstruo en especial, el denominado arpo, ser de apariencia similar al sapo, y en cuyo origen se mezclan la fábula y las malas interpretaciones; los textos salernitanos lo citan en el caso de ciertas mujeres lombardas que dieron a luz seres deformes de este tipo, por lo que se llegó a denominar familiarmente como el "Hermano de Salerno". Se pensaba que este "hermano" tendría su origen en un exceso de sangre menstrual o residuo impuro, aunque posiblemente sea un fenómeno que evoque ciertas prácticas abortivas, el parto de fetos muertos y macerados en el vientre de la madre o el desarrollo de molas hidatiformes...
    Esta leyenda modernizada y deformada ha llegado también al cine en la pésima película "Basket Case", cuya traducción española fue "¿Dónde te escondes, hermano?".

  7. MANIPULANDO CADAVERES EN LA FACULTAD
    Un grupo de estudiantes de la Facultad de Medicina decide gastar una broma a una compañera. Para ello deciden entrar a hurtadillas en el depósito de cadáveres de la sala de disección de anatomía y cortar un brazo o una pierna de uno de los cadáveres; con este "trofeo" van al colegio mayor donde vive la chica y lo colocan entre las sábanas de su cama. Esperan agazapados fuera de la habitación, pero al darse cuenta de que pasa el tiempo sin escuchar nada anormal, optan por entrar, encontrándose a la chica sentada en el suelo de la habitación, con la mirada ida y el cabello totalmente blanco, royendo silenciosamente el brazo del muerto...
    En realidad existen muchísimas versiones sobre esta leyenda, unas más sencillas y otras más propias de un cuento de terror en el fuego de un campamento; todas ellas se refieren de una u otra forma al tabú de "no perturbar el sueño de los muertos"...

  8. EL SEXO VENGADOR
    Dos leyendas en este sentido han surgido con fuerza y se han desvanecido con cierta rapidez.
    Una de ellas, la más reciente, se asocia al avance farmacéutico y se engloba en el clásico "chico conoce chica": es la leyenda de las guerrilleras del Viagra. Una chica invita a un chico bien parecido al que acaba de conocer a una fiesta con unas amigas en un hotel a lo cual él responde entusiasmado. En el hotel le ofrecen una bebida alcohólica en la que han disuelto pastillas de Viagra, lo cual le provoca al rato una violentísima erección. Las chicas, en una verdadera orgía de sexo lo atan a la cama y lo violan una y otra vez; al día siguiente las mujeres del servicio de limpieza oyen unos gemidos procedentes de la habitación, y cuando abren la puerta encuentran a una verdadera ruina humana atada a los barrotes de la cama, lanzando lastimeros gemidos mientras mantiene una trémula erección en su tumefacto pene...
    La otra hace referencia a las "nuevas enfermedades": es la leyenda del Club del Sida. Un chico (aquí el sexo es lo de menos) conoce a una chica en un bar, se van de copas y luego a un hotel donde pasan una noche de amor. Al despertar el chico está solo y cuando se acerca al baño se encuentra un mensaje en el espejo escrito con lápiz de labios rojo que contiene unas simples palabras: Bienvenido al Club del Sida.
    La primera de estas leyendas hace referencia a una advertencia para el hombre, ellos también pueden ser utilizados y sufrir abusos sexuales. La segunda arraiga en la malevolencia y la venganza sexual; sus antecedentes posiblemente se encuentren en el caso de Mary Mallon, un cocinera norteamericana de ascendencia irlandesa que contagió el tifus de forma intencionada en la ciudad de Nueva York a principios del 1900, a la que se conoció popularmente con el nombre de "Typhoid Mary".

  9. ACOPLADOS EN URGENCIAS
    A las puertas de un servicio de urgencias médicas de un conocido hospital llega una ambulancia. De su interior sacan una camilla con un gran bulto y cubierta por una manta. Cuando los médicos retiran la manta se encuentran a una pareja, totalmente sofocados por la situación, en una postura muy amorosa pero incapaces de separarse (otras versiones son las de chica joven con anciano o, de forma más brutal, chica joven con un gran perro de raza...).
    Esta es una leyenda que contiene un mayor divertimento sexual y representa un fenómeno real: el del "penis captivus" o pene cautivo, por el cual el pene del hombre queda atrapado en el interior de la vagina de la mujer debido a una fuerte e intensa contracción del musculo elevador del ano (vaginismo posterior). Aunque es frecuente entre los animales es francamente raro entre humanos; posiblemente algún caso sea cierto, pero lo que lo transforma en leyenda es la gran frecuencia de amantes "atrapados" que aparece en la rumorología popular.
    Tiende a ejemplificar los problemas de la lujuria explicitando el sentimiento de culpa femenino, ya que prácticamente todos los casos se producen entre solteros, parejas de amantes con relaciones sexuales clandestinas o son casos de bestialismo.

  10. EL POLITRAUMATIZADO
    El protagonista es invariablemente un varón que se prepara para darse un baño. Al abrir el grifo el agua sale excesivamente caliente escaldándose la espalda, al retirarse bruscamente resbala en la bañera y se golpea el hombro, acude desnudo y enrojecido por la quemadura a revisar el calentador y en ese momento aparece su perro que encuentra divertido ver una especie de salchicha balanceándose entre las piernas de su amo y le da un fuerte mordisco en el pene, lo que hace que salte de dolor y se clave una esquina metálica del calentador de agua en la cabeza lo que le produce una fuerte hemorragia. Quemado, con el hombro amoratado, el pene en carne viva y medio ciego por la sangre que le cae sobre el rostro, intenta acercarse al teléfono para pedir la ayuda de una ambulancia, pero tropieza con el perro y cae al suelo destrozándose la nariz. Lo malo no acaba aquí, pues cuando por fin llega la ayuda les relata el suceso a los camilleros que le llevan al hospital, éstos se desternillan de risa al oirlo y sueltan al infeliz, que cae por las escaleras y se lesiona aún más si cabe...
    En ocasiones este suceso suele encontrarse en forma de chiste o anécdota, algo frecuente en la génesis de las leyendas urbanas; curiosamente, y por suerte para el interfecto, la cascada de desastres se detiene de camino al hospital y no continúa más. Nos habla de aquellas personas que atraen la mala suerte (los famosos "gafes"), la inevitabilidad de los sucesos de la vida y del "en cosas de salud y enfermedad, siempre es posible un poquito más...".

  11. LA FRACTURA PENEANA
    Un joven está, normalmente, tomando una copa en un bar de moda. Se le acerca una mujer exuberante, llena de redondeces y curvas, destilando feromonas por los cuatro costados (y puede que incluso por un quinto...). Entabla una agradable y sensual conversación acompañada de caricias y toques tentadores gracias a los cuales el joven se encuentra dueño, no de la situación, pero sí de una erección impresionante. Rápidamente la mujer se sienta sobre ese proyecto arquitectofisiológico y... termina partiéndole el pene al jovenzuelo...
    Luego vienen los gritos, las huidas por los callejones o el ingreso en el hospital con intervención quirúrgica de urgencia incluida, todo según la versión que esté activa en esos momentos.
    Como muchas leyendas urbanas, es un aviso para los jóvenes sobre los lugares de ocio y una advertencia sobre lo lesivo que puede resultar el sexo del "aquí te pillo, aquí te mato..." Aunque eso de "romper" o "fracturar" el pene quede muy lejos de la realidad médica.

  12. LA LOCURA ANDA SUELTA
    Un loco se ha escapado del manicomio más cercano a la ciudad y va matando a la gente por las calles... Otra versión habla de un "hombre gato" u "hombre araña" que sube a los árboles para acechar a la gente y atacarla o que escala edificios para entrar por las ventanas y matar a los que allí viven... Una versión femenina habla de una mujer, bautizada comunmente como "la viuda negra", que ataca con un cuchillo o unas tijeras a jovenzuelos cuando salen de las discotecas o de los colegios...
    Todas estas son historias de seres humanos que, por causas siempre desconocidas, han perdido la razón y se dedican a matar a diestro y siniestro. Son personas trastornadas que a veces se fugan del psiquiátrico, aunque en la mayoría de las ocasiones son personas que surgen entre la masa informe de seres que constituyen la sociedad y que posteriormente desaparecen de nuevo en ella sin poder ser localizadas, quedando como una amenaza latente que puede despertar cuando menos se lo espere. Son leyendas que evocan a "Los crímenes de la calle Morgue" de Edgar Allan Poe, pero que en última instancia nos recuerdan que la patología psiquiátrica se encuentra a nuestro alrededor, y que ese vecino que nos parece tan normal, puede esconder un monstruo en su interior.

  13. SOY UN NIÑO TERMINAL
    Iván Sánchez Tahoces es un niño que tiene siete años y un tumor cerebral. Ahora vive desde hace meses en el hospital pero su mayor deseo es salir de allí para ver el mundo; su mayor ilusión es ir a Disneylandia y entre todos podemos hacerle feliz antes de que acabe su vida. Por favor, enviele un centavo y pase esta carta a diez amigos suyos; si la cadena no se rompe, por un solo centavo podemos hacerle feliz. Si no quiere enviarle dinero, mándele una tarjeta postal de su lugar de residencia, así podrá ver el mundo desde su cama...
    La historia de Iván Sánchez se repite, con más o menos variaciones, con Drall Sheford, Brian Miranda, Jessica Mydek, Craig Furr, Anthony Parkin y muchos otros niños con enfermedades terminales. Todas son historias falsas que se difunden por correo postal o, ahora de forma más rápida y eficiente, por correo electrónico; historias que nos muestran los límites de la medicina, que pretenden tocar nuestra fibra sensible y demostrarnos que en el fondo todos tenemos nuestro corazoncito...
    El problema que plantean estos casos de pésimo humor negro, además de saturar la red con miles de correos inútiles, es que no podemos distinguirlos con claridad de los casos reales. Lo cierto es que con posterioridad a estas leyendas se produjo un caso verídico en la misma línea, el de Craig Shergold, de Carshalton, sudeste de Londres, víctima infantil de un tumor cerebral tratado infructuosamente con quimioterapia. El periódico The Sun dio publicidad a su caso el 28 de septiembre de 1989, logrando que el deseo del joven Craig, batir el record mundial de recogida de postales para figurar en el Libro Guiness de los records, fuera cumplido en 1991 con un total de 16.250.692 cartas recibidas. Lo llamativo del caso es que gracias a la publicidad que se le dió, un americano millonario y altruista llamado John Kugle solicitó al neurocirujano Neal Kasell, especialista en tumores cerebrales de la Universidad de Virginia, que operara al niño; hoy Craig sigue vivo, ya que se destruyó el 90% del tumor que resultó no ser maligno, y en la actualidad, según parece ser, sigue recibiendo postales...

  14. EL PAPA DE MICKEY EN EL CONGELADOR
    El conocidísimo Walt Disney, enfermo de cáncer, aceptó ser parte de un experimento mediante el cual tras su muerte sería congelado y guardado en un cofre especial en las dependencias de la NASA. Allí esperaría que, en un futuro, se encontrara la fórmula para curar su enfermedad y devolverlo a la vida.
    Walt Disney murió el 15 de diciembre de 1966, y por más que oficialmente se anunció su muerte y posterior entierro, la leyenda del muerto congelado a la espera de un futuro mejor se instaló con fuerza en la gente. Hoy en día esta leyenda ha tomado forma en supuestas sociedades científicas dedicadas a la criogenización de seres humanos, sociedades cuya ganancia económica está basada en un oscuro e hipotético futuro de la medicina, ya que nadie sabe con seguridad a lo que puede llegar la investigación científica.
    La muerte asusta, el miedo a lo desconocido nos obliga a buscar una forma de exorcisar a la muerte; aquí la medicina se convierte en un medio de resurrección y vida eterna.

  15. ARACNOFORUNCULOS Y PRURITOS ARTROPODICOS
    Una mujer presenta en la cara o en el cuello un pequeño quiste o forúnculo que poco a poco, y sin hacer caso a todo tipo de pomadas aplicadas en la zona, va creciendo de forma insidiosa pero constante. Determinado día el forúnculo se abre y de çel sale... una enorme araña negra o, con más frecuencia, un río de pequeñas arañas recién nacidas. Investigando el caso retrospectivamente se encuentra que la mujer ha viajado recientemente a Brasil o, de forma más simple, que ha comprado una planta ornamental conocida como "tronco de Brasil" (draconea fragans) que pertenecía a un envío que se había obtenido en una zona selvática infestada de arañas...
    Una mujer acude a la peluquería para ponerse un postizo. Al llegar a casa comienza a encontrarse mal sin saber por qué; su estado general va empeorando por momentos hasta que cae desvanecida al suelo. El asustado marido llama al médico de urgencia que, tras explorarla cuidadosamente advierte un hilillo de sangre que corre por la nuca de la mujer; en vista de ello decide retirarle la peluca por si hubiera una herida producida por su caída al suelo, pero al quitársela descubre asombrado... un nido de arañas bajo el postizo.
    En estas leyendas las afectadas son casi siempre mujeres, y el médico es el que descubre normalmente el origen de la misteriosa enfermedad o el que debe iniciar la investigación epidemiológica. Quizá su origen habría que buscarlo en una deformación popular de las infecciones reales por filarias, alguna tan asombrosa como la del dracunculus medinensis o filaria de Medina, y en infecciones por ácaros como la del sarcoptes scabei en la sarna, y que dejan siempre un sospechoso y desagradable regusto xenofóbico.

  16. LA FELLATIO COMICIAL
    Una persona, que habitualmente es un exitoso empresario o persona rica donde la halla, recurre a los servicios de una hábil prostituta. Durante el trabajo de sexo oral que está realizando dicha mujer en el interior de un coche o en la habitación de un hotel, se produce un pequeño accidente; sufre un ataque de epilepsia acompañado de tremendas convulsiones, por lo que cierra fuertemente la boca y muerde el pene del rico empresario arrancándoselo de un mordisco.
    Los primeros en hacerse cargo del paciente son, cómo no, los médicos de urgencias; luego, lógicamente, es imposible encontrar a dichos médicos o al famoso empresario que ha padecido tan traumática amputación.
    Este caso es similar al descrito por John Irving en su obra "El mundo según Garp" y nos recuerda levemente las agresiones sexuales de Lorena Bobbitt. Sus orígenes podrían encontrarse en el mito de la vagina dentada, frecuente en distintos grupos aborígenes de América (los wai wai, los toga-pilaga, los matacos, los indios crow o los thompson). Psicoanalíticamente en mito estaría entre la atracción del varón por las mujeres y el miedo inconsciente a ser devorado por ellas, próximo, quizás, a un complejo de mantis religiosa...

  17. COLECCIONISMO Y AYUDA SANITARIA
    ...esto suena a rumor..., es absurdo, pero... ¿por qué no podría ser real?... cosas más raras se han visto en la publicidad y, además... éste tiene un algo humanitario tan bonito...
    Consiste en coleccionar las lengüetas de los botes de refresco o de las latas de cerveza; si consigues las suficientes, puedes cambiarlas por varias horas de diálisis renal en cualquier hospital. También hay aquellos que recogen las tiras de celofán de los paquetes de cigarrillos; con una buena cantidad de ellos puedes conseguir una silla de ruedas, un perro lazarillo para una persona ciega o algún servicio médico especial...
    Esta leyenda urbana explota el deseo de salud de las personas y tiene casi cincuenta años, pero sigue apareciendo de tiempo en tiempo.
    Pese a las horas perdidas recogiendo lengüetas de latas, pese al no saber luego a dónde llevarlas, pese al no necesitar una silla de ruedas ni una diálisis, lo cierto es que muchas personas siguen coleccionándolas sin preguntarse, simple y llanamente, para qué quieren los hospitales tantas lengüetas de aluminio...

  18. MORENITA O ASADITA
    Una joven tiene que asistir dentro de unos días a una importante reunión social, pero se da cuenta de lo pálida que está... Es que eso ya no se lleva y parece enferma... Decide coger un tono más moreno para su piel y visita un centro de bronceado, pero como estos ponen un límite máximo de treinta minutos diarios, ella, que es más lista que nadie, opta por visitar varios centros distintos para acelerar así la velocidad de su anhelado bronceado.
    Al cabo de varias semanas la chica empieza a sentirse mal, e incluso huele raro por más que se bañe. Opta finalmente por acudir al médico y éste, tras examinarla, le da un diagnóstico: los órganos internos, debido a una sobreexposición a los rayos UVA, se han cocinado, y debido al tiempo transcurrido ya han sufrido una descomposición que es la causa del mal olor... y además, es seguro que en éste estado sólo le quedan dos semanas de vida...
    Esta leyenda quizá alerta sobre los riesgos del abuso de la radiación UVA, o bien surgió para desacreditar a estos centros de belleza. Se desenmascara por su evidente falsedad. Las lámparas de bronceado emiten radiación UVA que, en todo caso, podría dar lugar a quemaduras superficiales o favorecer a la larga la aparición de un temido cáncer de piel, el melanoma maligno. Lo que desde luego no emiten dichos artilugios son microondas, que serían en todo caso las supuestas causantes de la cocción interna.

  19. MUCHO OJILLO CON LA LENTILLA
    Aviso a todos los electricistas, soldadores y manitas de la casa: cuidado con las lentes de contacto. Se advierte sobre los riesgos que tienen estas personas si se produjera una chispa eléctrica o si se generara un arco voltaico que les afectara a los ojos. Varias personas que pasaron por circunstancias similares y llevaban lentes de contacto se llevaron, al volver a su casa y quitarse las lentillas, la desagradable sorpresa de que la córnea de sus ojos salió detrás de ellas...
    Este legendario modelo de medicina preventiva y salud laboral ha sufrido numerosos desmentidos desde el año 1967; incluso la Academia Norteamericana de Oftalmología tuvo que emitir en 1983 un cominicado oficial desmintiendo la posibilidad de tal accidente. Si sirve para algo es para asustar a los trabajadores de riesgo para que cumplan la normativa referente a seguridad en el trabajo y utilicen gafas protectoras.

  20. EXPLORACION GINECOLOGICA CON SORPRESA
    Una mujer acude al ginecólogo; antes de entrar a la consulta, ya sea por necesidad fisiológica o por tener que hacerse previamente un análisis de orina, debe pasar por el lavabo. Cuando termina una u otra cosa se da cuenta de que se ha terminado el papel higiénico; en vez de llamar a la enfermera, abre su bolso y decide utilizar unos pañuelitos de papel.
    Tras pasar a la consulta, la enfermera le indica que debe desnudarse, acostarse en la camilla y colocar las piernas en los estribos. Al entrar el médico para realizar la exploración vaginal y levantar la sábana, se sorprende y dice: "Vaya, me han pagado de muchas formas raras, pero es la primera vez que lo hacen así", mientras señala una hoja de Cupones de Ahorro que se ha quedado pegada en el trasero de la mujer.
    Este es un clásico chiste entre ginecólogos que ha pasado a ser un caso que le sucedió a la amiga de un conocido... Variantes de esta situación jocosa hay unas cuantas; en esta época que han dejado de ser habituales los cupones de ahorro hay versiones con sellos de correos, e incluso hay alguna con tintes modernos (y nunca mejor dicho): la señora va al ginecólogo y decide ponerse un desodorante para la higiene femenina, pero se equivoca con las prisas y utiliza un spray de tinte estilo escarcha plateada, aquí el comentario del ginecólogo suele ser "Vaya, hoy tenemos ganas de fantasías, ¿eh?"...