CASUALIDADES MEDICAS


En la Historia de la Medicina también podemos ver que no todo depende del estudio, sino también de la casualidad, aunque sin un buen razonamiento posterior no se le habría sacado provecho.
[Nota bene: El término "serendipia" (del inglés "serendipity") es un término ampliamente utilizado y aceptado para hablar de la "facultad de hacer descubrimientos afortunados e inesperados por accidente". Este término fue acuñado por el escritor Horace Walpole en 1754 tras haber leído un cuento de hadas titulado "Los tres príncipes de Serendip" (un antiguo nombre de Sri Lanka) donde éstos siempre estaban haciendo descubrimientos, por accidente y sagacidad, de cosas que nunca se habían planteado...]
Ahora que sabemos de qué hablamos, he aquí algunos interesantes ejemplos de estas serendipias médicas.


¡Pom, pom...! ¿Quién es...?
¿Diga...? Le escucho...
Vacuna... viene de vaca
...y de las vacas a las gallinas
¡Qué risa...! Que sueño...
Duérmete niño, duérmete ya...
Todos a dormir...
El baile anestésico
Lo que te perdiste, colega
Dulce, dulce...
Dulce, más dulce...
A un panal de rica miel...
Dale arroz a las gallinas
De hombres llorosos y hongos
Con la gripe en los talones
¡Qué amarillito está...!
¡Anda...! ¡Qué grande!
Te veo... ¡invisible!
La anafilaxia de Neptuno
Papa-nicolaou, el Nöel de las mujeres...
De la Guerra Mundial a la guerra oncológica
Quita el mal olor... y más
¡Que se mueren las vacas!
Suicidio fallido
Los ratoncitos están tranquilos
No somos compatibles
Picores y resfriados
¡Mira para lo que sirve!